Uncategorized

La ropa industrial evoluciona

La ropa laboral existe prácticamente desde siempre. Si bien no era como la entendemos ahora, lo que sí que es cierto es que viendo grabados o pinturas de siglos atrás podemos comprobar y distinguir fácilmente que los maestros artesanos o los que se dedicaban a realizar determinadas tareas, ya tenían por aquel entonces un tipo de ropa establecido como nos cuenta el mejor porno casero en este artículo.

Si echamos un poco la vista atrás, podemos ver también como en los últimos años este tipo de ropa ha evolucionado hasta al punto de hacerla más práctica y más segura, lo que vendría a traducirse como ropa más adecuada para las tareas a desarrollar.

ropa-industrial

Las nuevas tecnologías han jugado un papel muy importante, veamos por qué:

  • Los estudios en materia de tejidos han permitido crear:
    • Ropa más fina pero que abrigue más: esto ha sido un gran avance para muchos profesionales, pero también para deportistas y personas que son aficionados a la montaña. Antes, por norma general, si no querías pasar frío tenías que ponerte ropa muy gruesa (y aún así no se garantizaba la temperatura corporal). Imaginaros las personas que trabajan en entornos fríos o en la calle, era bastante problemático. El avance tecnológico en fibras permite hoy en día que usemos ropa interior térmica para que mantenga el calor que emite nuestro propio cuerpo y no lo deje escapar.
    • Mayor resistencia: la ropa laboral, en algunos sectores, se caracteriza por estar expuesta a riesgos y peligros (personas que trabajan con materiales peligrosos o con herramientas de alto riesgo, como cortadoras). Cada vez hay tejidos más resistentes para poder proteger mejor a la persona que los lleva, así también como para evitar que cada dos por tres se rompan o se rasguen.
    • Mayor transpiración: en el punto uno destacábamos la importancia de la ropa térmica, pues bien, también en el sentido contrario debemos agradecer los avances: a día de hoy existen muchos tejidos que permiten que el sudor transpire y no pasemos calor innecesariamente. El algodón puro ha ido dejando paso a prendas de fácil secado y que no retienen la humedad. Este hecho va muy bien también para personas que necesitan lavar constantemente la ropa (como el sector de la hostelería), ya que permite lavar y secar mucho más rápido.
    • Ropa antibacteriana: este último punto es muy importante. Se ha conseguido que exista ropa que proteja de las posibles bacterias que se encuentran en determinados entornos laborales. Esto está especialmente indicado para aquellas personas que trabajan en centros sanitarios o centros de eliminación de residuos, etc.
  • En materia de seguridad, también debemos destacar que:
    • Los complementos son más adecuados y cumplen una mejor función: los equipos de protección personal (EPI) son más seguros. Por ejemplo: cascos mejores adaptados a cualquier necesidad, diferentes tipos de guantes, chalecos para mil y una ocasiones, etc.
    • En este sentido, se han podido actualizar normativas a nivel europeo en materia de seguridad, para hacerlas internacionales y que cada país se comprometa así a velar por la salud de sus trabajadores.

pro

Y aún queda mucho por venir. Las nuevas tecnologías y la irrupción del bigdata están modificando la manera en que entendemos la ropa. Pronto vestiremos con prendas que serán capaces de decirnos si tenemos fiebre, si hemos contraído algún virus o si necesitamos más horas de sueño. El futuro está a la vuelta de la esquina y debemos estar preparados. De momento, ya son varios los centros de salud que están experimentando con ropa que permita un mejor control de la situación y los posibles contagios e infecciones. ¡Deberemos esperar a ver como evoluciona la cosa!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *