Los 7 peligros de la ropa ajustada

El uso continuado de piezas ceñidas puede tener repercusiones negativas en nuestra salud

ropa ajustadaLas marcas a la piel son indicios que algo no está bien en el uso de las prendas de vestir, ya sea en el caso de la ropa exterior como interior. Aunque no hay que satanizar las modas, los excesos en el vestir pueden pasar factura al organismo.

Según explica José Santos, secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, el problema es el uso continuado de este tipo de ropa y aunque cada uno pueda tener un estilo propio en el vestir hay que tener en cuenta que este puede tener repercusiones en nuestra salud.

“Se trata de no cometer excesos y de vez en cuando intercalar y dar descanso al cuerpo, dejar en casa que el cuerpo se oxigene. A veces se hace evidente en las marcas de la ropa cuando nos desnudamos, del calcetín, de los pantalones, se tiene que buscar un término medio, el principal es estar cómodo y tener libertad de movimientos”.

La ropa industrial evoluciona

La ropa laboral existe prácticamente desde siempre. Si bien no era como la entendemos ahora, lo que sí que es cierto es que viendo grabados o pinturas de siglos atrás podemos comprobar y distinguir fácilmente que los maestros artesanos o los que se dedicaban a realizar determinadas tareas, ya tenían por aquel entonces un tipo de ropa establecido como nos cuenta SrPornogratis en este artículo.

Si echamos un poco la vista atrás, podemos ver también como en los últimos años este tipo de ropa ha evolucionado hasta al punto de hacerla más práctica y más segura, lo que vendría a traducirse como ropa más adecuada para las tareas a desarrollar.

ropa-industrial

Las nuevas tecnologías han jugado un papel muy importante, veamos por qué:

  • Los estudios en materia de tejidos han permitido crear:
    • Ropa más fina pero que abrigue más: esto ha sido un gran avance para muchos profesionales, pero también para deportistas y personas que son aficionados a la montaña. Antes, por norma general, si no querías pasar frío tenías que ponerte ropa muy gruesa (y aún así no se garantizaba la temperatura corporal). Imaginaros las personas que trabajan en entornos fríos o en la calle, era bastante problemático. El avance tecnológico en fibras permite hoy en día que usemos ropa interior térmica para que mantenga el calor que emite nuestro propio cuerpo y no lo deje escapar.