Prensa

¿Existe libertad en la prensa?

Diez periodistas murieron en dos ataques en Afganistán el lunes, junto con otras 26 personas que parecen haber sido daños colaterales. Todas estas muertes fueron tragedias para todos los que amaban a las víctimas. Pero los ataques contra periodistas, como los ataques contra médicos o jueces, no son sólo ataques contra individuos y sus familias: su objetivo es desgarrar el tejido conectivo de la sociedad. No todos los periodistas son acusados de asesinato, por supuesto. Aquellos que nunca atacan a los poderosos o que no se ponen en peligro, es poco probable que sean víctimas.

Sin embargo, tampoco es necesario demostrar la extraordinaria determinación de la periodista de investigación maltesa Daphne Caruana Galizia, asesinada el año pasado en un coche bomba cerca de su casa, para estar en peligro. A menudo es suficiente estar haciendo el poco glamoroso trabajo de reportar lo que sucede a plena vista para asegurarse de que nadie se aleje de lo que debería estar frente a sus narices. Hay momentos y lugares en los que la simple verdad es en sí misma una provocación a matones y criminales. En Afganistán, al igual que en Pakistán, en México y, sobre todo, en Siria, los periodistas son asesinados simplemente por registrar las atrocidades que les rodean.